“Ayudo a inmigrantes, para romper círculos de violencia”

Por: Claudia Zavala

Un día de 1982, una joven esposa salvadoreña se despidió de su marido que emigraba a Canadá. Ella se quedó con su familia, sin saber muy bien qué pasaría, con la única ilusión de un incipiente embarazo del que acababa de enterarse. Eran tiempos de guerra en El Salvador y muchas familias veían en otros países opciones tangibles para aspirar a una vida más tranquila, lejos del horror.

Cuando su bebita nació, apostó por seguir a su marido y trasladarse al frío país, para vivir como el matrimonio que eran. Así empezó la historia migratoria de Cecilia Escamilla, hace 35 años, cuando decidió dejarlo todo para empezar de cero, en Canadá. “Yo nunca quise emigrar. Tenía un buen trabajo en mi país. Administraba el Centro Médico El Salvador, que estaba en la Calle Arce. Estudié Derecho, en la Universidad Tecnológica y no me iba mal. Fui madre con 22 años. Mi marido nunca me vio embarazada. Se fue en mis primeras semanas. Pensé que lo mejor era estar todos juntos y por eso viajé un año después de que él emigrara. Llegué con mi bebé de dos meses en brazos. Aunque los inicios fueron durísimos, no me arrepiento de nada”.

Al llegar a Montreal, Cecilia relata que el shock emocional fue demoledor. No sólo por las diferencias culturales, lingüísticas y climáticas de un país como Canadá, sino porque, al no tener las herramientas y las redes necesarias para desempeñarse sola, se volvió totalmente dependiente de su esposo.  “Sentí que retrocedí, en todos los sentidos. Yo estaba acostumbrada a otra cosa; imagínese, tan joven y administraba un hospital. Pero al no dominar ni el francés, ni el inglés y no conocer a nadie, mi vida se redujo al ámbito doméstico. Sólo estaba en casa, cuidando a mi hija. Después de un año de mi llegada, mi esposo me dijo que iría de vacaciones a El Salvador. Se fue y ya no volvió. Así, tal cual. Fue terrible verme sola con mi hijita. Nos divorciamos. Y ahí fue donde definitivamente tomé las riendas de mi vida. No me quedaba otra opción que luchar y salir adelante. Ahí empezó mi verdadero proceso migratorio”.

Ella cuenta que, una de las cosas que le llamaba la atención de la sociedad canadiense, era que se sentía rechazada por el hecho de ser madre. “Era una época en la que la mujer canadiense era bastante liberal, no quería casarse, ni tener hijos. Me veían como a una mujer sometida, sin futuro. La gente no alquilaba apartamentos a personas con hijos, porque pensaban que los iban a arruinar o a hacer mucho ruido. Me costó encontrar casa. Ahora es muy distinto, se da un gran apoyo a todo el tema de la maternidad”.

Sin dinero, sin trabajo, sin idiomas, divorciada y con una hija pequeña, Cecilia encontró en el servicio social y comunitario la clave para echar raíces en un país distinto al suyo. Comenzó a acercarse a entidades que se dedicaban a ayudar a personas inmigrantes. Se dedicó a estudiar francés de manera intensa y, como descubrió que como abogada le sería súmamente difícil ejercer, decidió empezar de cero y estudiar para ser Técnica Jurídica, en el Còllege O’Sullivan de Montreal. El nivel de protección y la calidad social de un sistema como el canadiense la favorecieron por completo. Cecilia recibió ayudas como familia monoparental para todos los gastos de guardería de su hija, para sus clases de francés, además de recibir una cantidad mensual para su manutención y la compra de libros. Decidida a transformar su vida, Cecilia exprimió al máximo toda la ayuda recibida. Fue determinante y constante en sus objetivos y no paró hasta ingresar en el Palacio de Justicia de Montreal, defendiendo los derechos de los inmigrantes, ante la Comisión de Derechos de la Persona. Su fascinación por el mundo social y comunitario cada vez iba profundizándose, de la misma forma en que se asentaba más en su nueva cultura e iba comprendiendo mejor a la sociedad canadiense.

“Cuatro años después de todo eso, mi esposo regresó a Canadá. Nos reencontramos como pareja. Nos volvimos a casar, en 1991. Y tuvimos otros 2 hijos. Pero, entonces, las cosas eran diferentes. Ya contaban mis reglas, mis condiciones. Había aprendido muchas cosas de la vida”, relata.

A raíz de su experiencia en la defensa de los derechos de los inmigrantes, Cecilia había notado una profunda necesidad en la comunidad latinoamericana de Montreal. Le llamaba la atención, por ejemplo, que entre el colectivo chino, que conocía muy bien, los niveles de deserción escolar eran mínimos y se preguntaba por qué los estudiantes latinos abandonaban sus estudios y se condenaban a un futuro precario.

Su compromiso social, para entonces, era realmente intenso. A inicios de 2003, decidió jugársela: dejó su trabajo estable, seguro y bien remunerado, para fundar el Centro de Ayuda a Familias Latinoamericanas (CAFLA). Una ONG que desarrolla programas para prevenir la violencia y favorecer la integración social, cultural y laboral de las familias inmigrantes en Montreal. Sus ejes de trabajo son la prevención de la violencia, educación, sensibilización e inclusión social. La idea es que las familias que participan en estos programas, encuentren un puente de contacto en CAFLA, desde donde informarse sobre recursos y servicios existentes en su sociedad de acogida y también les ayude a construir una nueva red social y comunitaria en su recién iniciado proceso migratorio.

El trabajo realizado por Cecilia y su equipo de trabajo rindió frutos al poco tiempo. Así, en los siguientes tres años de su fundación, había ampliado a dos sucursales más, tenía 50 voluntarios, un programa antipandillas y un programa para prevenir la explotación sexual de jóvenes latinoamericanas en Montreal. Pero tenía un problema gravísimo: no tenía dinero. La actividad de la institución era financiada por su propio bolsillo o a base de trabajo de su grupo  de voluntarios. Agobiada por las deudas que su proyecto le había generado –tarjetas de crédito colapsadas, crédito hipotecario en riesgo-, y con serios problemas que incluso llegaron al plano familiar, Cecilia decidió cerrar todo.  Con profunda frustración, reconoció que la realidad la superaba y volvió a llamar a su ex empleo, donde le dijeron que podía volver cuando quisiera.

“Estaba limpiando el local de la ONG, para entregarlo a la alcaldía, cuando, de repente, tocaron la puerta. Recuerdo que yo estaba toda sucia, despeinada, con guantes en la mano, con cajas desordenadas… Eran dos señores que preguntaban por mí. ¿Y tenían cita?, les pregunté. ‘No, pero venimos desde Vancouver y debemos regresar hoy mismo’, me contestaron. Me medio peiné, me limpié y me senté a hablar con ellos. Eran el director regional de programas de ‘Visión Mundial’ y su asesor financiero. Me dijeron que buscaban instituciones que realizaran programas de prevención de violencia y lucha contra el abandono escolar. Que tenían dinero para financiar esos programas. Yo me quedé con la boca abierta. Me pidieron informes financieros, técnicos, legales… yo lo tenía todo en completo orden, perfecto, para rendir cuentas, por si un día alguien quería conocer a fondo mi trabajo para apoyarme económicamente. ¡Ese era el día! Cuando estaba en el fondo del pozo, vi la mano de Dios en mi vida. Y todo dio un giro inesperado, justo cuando pensé que mi sueño había terminado”.

La organización “Visión Mundial” (World Vision) es una entidad global de desarrollo, ayuda humanitaria, movilización e incidencia política, de carácter cristiano, enfocada en apoyar proyectos de protección integral a niños y niñas y jóvenes en situación de vulnerabilidad. A partir de esa visita, desde el año 2007, inició una colaboración de trabajo con CAFLA, apoyando programas y proyectos de gran calado. Además, Cecilia recibió, durante 3 años, una formación en proyectos de desarrollo comunitario, totalmente financiada por la organización. La calidad de su trabajo y la buena ejecución de sus proyectos también ha recibido la confianza del Gobierno canadiense, del que recibió una subvención de 500 mil dólares, para desarrollar un programa de pre empleo.

Paralelo al trabajo de CAFLA, Cecilia también ha fundado la “Asociación de Mujeres Cristianas Latinoamericanas de Montreal”, desde la que, entre otras cosas, realiza apoyo on line a mujeres que tienen problemas con su pareja. “Me llena de gozo cuando me escriben, pidiéndome orientación. Siento que tengo todas la palabras y los recursos para ayudarles, por la experiencia que yo viví en mi matrimonio. En los tiempos en que vivimos, aunque usted no lo crea, hay mujeres inmigrantes que sólo tienen acceso a su teléfono, que sus maridos las dejan bajo llave, que son totalmente dependientes de ellos, que no tienen contacto con nadie más y no saben cómo salir de esa situación… ¡hay tanto todavía por hacer!”.

Prevenir las diversas manifestaciones de la violencia intrafamiliar y social es uno de los objetivos en la vida de Cecilia. Su propia vida, según cuenta, ha estado marcada por el dolor de perder a un ser querido, a raíz de un hecho violento: “Mi hermanito, de 19 años, fue asesinado de 14 disparos, en la esquina de mi casa, un día de navidad. Fue desgarrador. En ese momento, cuando sucedió, no pude viajar a El Salvador, porque aún no tenía resuelta mi situación migratoria. A los dos años, otro hermano murió ahogado. Me traje a mi mamá a vivir conmigo. Ella desarrolló un cáncer de pecho, al somatizar tanto dolor. Tengo la dicha de tenerla todavía conmigo”.

A lo largo de estos 35 años de trabajo y proceso migratorio, Cecilia ha sido una espectadora en primera fila de la evolución que los flujos migratorios han tenido en diversas etapas políticas, sociales y económicas de diversos países. Puntualmente, sobre la inmigración salvadoreña asegura evidenciar un cambio radical en el perfil de las personas que emigraban en la década de los ochenta en comparación a las personas que emigran actualmente. “Antes venía gente con pocos estudios académicos, sin idiomas. Casi todos provenientes de pueblos, donde la guerra azotaba de manera directa. Hoy en día, viaja mucha gente profesional, altamente calificada, de San Salvador, con recursos económicos y con dominio de idiomas. Se preparan para emigrar. Pero, cuando están aquí, la vulnerabilidad es la misma, porque vienen a un mercado laboral muy competitivo y no es fácil encontrar trabajo en su profesión. Me doy cuenta de que las competencias interpersonales y las habilidades sociales y de comunicación son muy importantes. Eso puede determinar su éxito en la inserción. Por muy ingeniero o médico que sea, tiene que abrirse, ser flexible, tener humildad para aprender. También les digo que desde el minuto cero, si quieren ser voluntarios en una asociación, por ejemplo, lo hagan en su ámbito profesional, porque el gobierno canadiense valida esa actividad de voluntario como si fuese experiencia laboral realmente. No es sólo hacer por hacer”.

Y en ese “saber hacer” continúa Cecilia, construyendo iniciativas futuras que comienza a dibujar, desde el escenario de conexión profunda con las mujeres. Madre de tres hijos de 34, 26 y 22 años, los tres profesionales universitarios como siempre fue su propósito, abuela de dos pequeños, y con un matrimonio que superó un doloroso paréntesis de separación,  proyecta su nuevo sueño: “Me encantaría dedicarme a dar conferencias para mujeres, para empoderarlas y fortalecer su liderazgo. Probablemente, dentro de dos años, lo haga. Es algo que realmente lo siento en mi corazón. A lo largo de mi vida, me he metido en serios problemas por ser tan apasionada con mis cosas, pero también eso precisamente es lo que me ha ayudado a resistir y a perseverar. Para mí, ese es el verdadero éxito personal. Estar alineada con lo que te llena, no importa dónde vivas. Y, si puedes ayudar a los demás, mucho mejor”, finaliza.

14 comentarios en ““Ayudo a inmigrantes, para romper círculos de violencia”

  1. Increíble historia!!! Un ejemplo digno a seguir y que nos ayuda a ver que cuando se quiere se puede!
    Gracias nuevamente Claudia por traernos el relato de Cecilia.
    A tu Cecilia mi admiración por todo lo que has hecho, haces y por lo que harás!!!

  2. Claudia muchisimas gracias por tan lindo reportage que me hiciste ! Muchas gracias a las personas que me han llamado por telefono desde El Salvador para felicitarme !! estoy emocionada de ver que lograste transmitir mi sentir en tu escrito ! Y gracias tambien a los mensajitos recibidos en messanger, he tratado de contestarlos todos 🙂 Se les estima mucho y doy gracias a Dios por sus vidas. Abrazos !

    1. Muchísimas gracias a ti, Cecilia. Para mí es un verdadero privilegio plasmar en estas historias las experiencias tan intensas que me comparten. Tu trabajo es importantísimo y tiene un valor incalculable para muchas familias. Te mando un abrazo enorme, hasta Montreal!

  3. No hay nada mas gratificante que hacer lo que más nos gusta. Creo que tu mayor éxito está en saber que con tu trabajo has cambiado la vida de muchas personas. Dios te bendiga.

Deja un comentario